Páginas

viernes, 28 de julio de 2017

Celsius 2017: Al año que viene ¡REPITO!



     Mira que yo no tenía pensado dedicarle una entrada al Celsius 232, ese mítico festival asturiano donde se da cabida a todos los amantes del terror, la fantasía y la ciencia ficción, pero es que me lo he pasado tan bien y me he sentido tan arropada en todo momento que ha sido inevitable y aquí está: no una crónica, más bien una serie de impresiones sobre una experiencia que estoy deseando repetir al año que viene. Podría enrollarme lo que no está escrito, pero intentaré ser lo más breve posible además de dar una serie de recomendaciones si, como yo, nunca has estado en el Celsius y no sabes qué te vas a encontrar (mucha comida, muchos libros y mucha gente maja).

RECOMENDACIONES A TENER EN CUENTA SI ES LA PRIMERA VEZ QUE VAS:

1.    El viaje. Si Avilés os pilla muy lejos (y si tienes poderío, es decir, dinericos y poca paciencia) no hagáis la locura que hice yo de ir en tren. Fueron más de siete horas que no le recomiendo ni a mi peor enemigo. Si de verdad valoráis vuestro tiempo (y cordura) lo mejor es que cojáis un vuelo rumbo a Asturias. El que sea. La experiencia de estar tanto tiempo sentados y confinados en un espacio tan reducido (con niños llorando y un señor roncando –de mayor quiero ese superpoder que consiste en quedarse durmiendo nada más cerrar los ojos) es significado de muerte por aburrimiento. Por suerte para mí, iba acompañada por Carbaes y Laura a las que les doy las gracias por amenizar un viaje que se me hizo eterno no, lo siguiente.
2.   Dónde dormir. Aquí cada cual irá a lo que pueda, pero si sois un culo fino como yo y no os podéis dormir a menos que haya silencio y la cama sea medianamente cómoda os recomiendo que invirtáis parte del presupuesto en un hotel. Si no dormís bien probablemente no disfrutéis del Celsius en todo su esplendor. Yo que voy ya para persona mayor me alojé en el Silken, muy cerca de donde se celebra el festival, y puedo decir que vale cada euro que pagué.


3.    Dónde comer. Dónde os digan y dónde haya más gente. Sin más. Si vais acompañados de gente que ya ha estado otros años y de asturianos y asturianas, seguid a pies juntillas sus consejos de bares y restaurantes en los que reponer fuerzas (os hará falta).


4.  Qué ver. Todo. Coged el programa del festival e id a todo lo que podáis. Tanto charlas y presentaciones de libros y autores y autoras que conozcáis como de los que no. Eso es parte de la magia del Celsius: que nunca sabes qué libros te van a apetecer comprar porque has estado delante de su autor y te lo ha metido tan bien por los ojos que, al final, acabas cayendo sin querer. 

Y ahora viene lo bueno. El meollo del asunto: la experiencia Celsius. Y es que no tengo más que buenas palabras, en primer lugar, para todas las personas que forman parte de la organización que nos han brindado una semana llena de buenos momentos, encuentros con grandes escritores y escritoras, la posibilidad de escucharlos y que nos firmen los libros. Mención especial a Cristina Macía que iba como loca de presentación en presentación y que me pareció una auténtica fenómena en sus interpretaciones y por supuesto a Diego García, el interprete de los pesos pesados que hicieron su aparición en el Celsius. Aún no sé cómo es capaz de escuchar a la vez que traduce. Magia y todo un placer escucharlo. Por supuesto, a toda la gente de la organización que está ahí, pero que no se ve.

En cuanto a presentaciones y charlas decir que me faltaban horas para poder ir a todas y creo que es algo que recomiendo encarecidamente: intesere o no, id. En más de una ocasión me dieron ganas de salir corriendo a por el libro del que estaban hablando y ahí reside gran parte de la magia del Celsius: que estás en contacto directo con los autores y autoras. En mi caso me lo pasé de muerte en las charlas de Joe Abercrombie y Joe Hill. Convirtieron horas en minutos de lo amenas y divertidas que hicieron sus charlas. Mención especial a Lisa Tuttle y Ann Leckie, que rebosaron ternura y buen rollo por los cuatro costados y OJALÁ al año que viene podamos disfrutar de más autoras extranjeras de su talla porque son muy necesarias para el género. En sus charlas dieron mucha caña y una de las preguntas del público – en las que se mencionaba al patriarcado- hizo que algunos señores se dieran la vuelta algo indignados. Lo que me reí no tuvo precio. Por si no lo sabías únicamente se han confirmado a Abercrombie y a Tad Williams para el próximo año. Aún no pierdo la esperanza de que me traigan a Robin Hobb, Kameron Hurley o a Nora K. Jemisin. Por pedir que no quede.

   Pero ¿qué sería del Celsius sin los autores y autoras nacionales? Asistí a la presentación de Malenka Ramos y salí con unas ganas tremendas de comprar su libro. También escuché con evidente placer la mesa redonda sobre la novela corta, y más teniendo a FelicidadMartínez y a Gabriella Campbell en ella, aunque a última hora subieron a NievesDelgado y mi placer se multiplicó por mil ya que había estado dando la tabarra con su novela 36 a medio Celsius. Pero creo que el summún de todas las presentaciones para mí fue la de Alucinadas III. Ver a tantas mujeres dedicadas al género y la forma en la que se presentó la charla, muy divertida y llena de humor, fue toda una experiencia. Mención especial al traje de Los Cazafantasmas que llevaba Sofía Rhei –molaba un puñao-. Ni qué decir tiene que la mesa redonda que organizó La Nave Invisible en el hotel 40 Nudos junto a Lisa Tuttle, Gabriella Campbell y Elia Barceló fue lo mejor del día y un auténtica maravilla escucharlas hablar sobre géneros. 



     El sábado por la mañana fue mi último día en el Celsius y justo por la tarde se celebraba una de las presentaciones a las que más ganas le tenía: la de la Editorial Cerbero. Pero tuvieron la maravillosa idea de organizar un encuentro entre lectores y autores y autoras la noche anterior y me morí de amor allí mismo. Tuve el placer de que las autoras que han publicado con ellos como Lola Robles, Nieves Delgado, Conchi Regueiro, Sofía Rhei y Alicia Pérez Gil, me firmaran sus libros. Solo por esos pequeños momentos con cada una de ellas ya mereció la pena las más de siete horas que me había pasado en el tren para llegar a Asturias. Si aún no habéis caído en la tentación con alguno de sus libros no sé a qué estáis esperando.


Y por si no lo sabíais, el Celsius no es solo libros y comida, también se traduce en personas con las que compartes gustos y aficiones. Este año he tenido la oportunidad de desvirtualizar a un montón de personitas que venía siguiendo por Twitter desde hace unos cuantos años y han sido momentos un poco incómodos, pero a la vez muy chulos como el encuentro con Javi, Sara, Oly y Tinuwel, el de Dani e Isa o el de Alex que fue un valiente y me buscó específicamente. También me presentaron a gente que no conocía como Alex, Bandinelli o Khardan y que espero volver a encontrarme al año que viene. Por último, no puedo dejar de mencionar a Núria que vino a recogernos a la estación y que, creo, me tenía un poco de miedo el primer día por mi cara de mala leche por culpa del viaje. Hacedle caso si os recomienda algún sitio para comer porque es de allí y sabe de lo que habla. Al grupo de chicas que me acogió como si fuera una más y que me hicieron sentir como si llevase hablando con ellas un montón de tiempo: Laura, Enerio, Vanesa, Omaira e Ithil. Los desayunos y las comidas no tuvieron precio a vuestro lado. 

















Y hasta aquí llega lo que para mí ha sido el Celsius 2017. Sin duda toda una experiencia que no voy a olvidar facilmente, tanto por la gente como por el lugar y que me ha hecho disfrutar de cada uno de los días que estuve en Avilés y que, si Don Dinero me lo permite, volveré a repetir las veces que haga falta. 

8 comentarios:

  1. Un placer desvirtualizarte al fin!! Y espero que te hagas adicta al Celsius como lo somos ya los demás ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo espero estar correteando por allí (y tirándole el sujetador a Joe) al año que viene :3

      Eliminar
  2. Buaaaaa
    A mí el viaje este año me pareció un sueño. Casi nunca duermo, pero el que la gente fuera en silencio y al menos pudiera ir con ojos cerrados y descansando fue un alivio. Lo que me mató fue que después en lugar de estar en un sitio tranquila o irme a Avilés y dejar por allí ya maleta y demás (me muero porque pensaba que la entrada era a partir de las 15 pero algunos dejaron la maleta ya a las 13...) estuve caminando mucho por Oviedo y por la noche ya estaba demasiado cansada... y al día siguiente también. El próximo año viajaré igual pero estaré de tranqui esa mañana hasta que pueda coger la cama jajaja

    Sobre la comida, pues lo genial es que hay en sitios que ponen porciones y raciones gigantes, y <3

    Y claro, lo mejor de todo, las charlas y la gente estupenda con la que pasas esos días. Deseando que llegue ya el próximo año!!! Porque esos días estoy tan cómoda y disfrutando tanto que se me pasa el tiempo rapidísimo, y después toca la agonía de esperar un año para disfrutar más.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que no pude quedarme durmiendo ni aunque lo intentara. Tampoco ayudó que nos pusieran unas películas muy cutres que, quieras o no, son un par de horas cada una y ya tienes medio viaje pasado, pero nada. Seguramente al año que viene me lleve la tablet y series y pelis para ir más entretenida porque leer también se me hizo bastante imposible por tema mareos (soy un culo fino xDD).
      Yo estuve tan tranquila entre tanta gente que aún no me lo creo, ya sabes, ansiedad social xDD
      Besicos guapa.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me alegra que fuera tan buena tu experiencia, mi problema ha sido cuando he leído que estaba Joe Hill, lo siento, pero ya no te he podido leer igual, me he quedado en mi mundo fustigándome interiormente.
    Nunca he ido al Celsius aunque me gustaría, y ahora muchísimo más sabiendo que este gran escritor puede aparecer.
    Ay, de verdad. Lloro por dentro...
    En fin, qué suerte y qué bien por ti, que tengas tan buenos recuerdos. Espero que el próximo sea tan genial o más que éste.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te tienes que animar. Es toda una experiencia que habría que vivir una vez en la vida, aunque se repite eh?
      Besos.

      Eliminar
  4. Me encantaría ir, pero me queda lejísimos :(

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Me alegro de que hayas disfrutado tanto del festival Celsius. Yo llevo un par de años con el gusanillo detrás de la oreja porque la fantasía es mi género favorito y, bueno, es el Celsius. Además, hace unos años fue Patrick Rothfuss y mi amor por este señor es incalculable. A ver si para cuando yo pueda ir (me pilla un poco lejos porque soy de la C.Valenciana), él repite. Eso ya sería morir e ir al cielo.

    Me has dado muchísima envidia con lo de las charlas, las presentaciones y las reuniones con editoriales autores. ¡Qué pasada! No me extraña que quieras repetir ^^

    Me quedo por tu blog sin duda :D

    ¡Besos gatunos!

    ResponderEliminar

Adelante, soy toda ojos O.O