Páginas

lunes, 12 de diciembre de 2016

Reseña "Las Sinsombrero" de Tània Balló


Las Sinsombrero
Autora: Tània Balló ~ Número de páginas: 320


El libro quiere recuperar la memoria y los avatares de varias artistas y pensadoras del 27. Mujeres que se quitaron el sombrero, ese corsé intelectual que las relegaba al papel de esposas y madres, y participaron sin complejos en la vida intelectual española entre los años veinte y treinta. Entre ellas se destacan: Rosa Chacel, Ernestina de Champourcín, Margarita Gil Roësset, María Teresa León, Maruja Mallo, Concha Méndez, Ángeles Santos, María Zambrano… Mujeres libres y rompedoras también en sus vidas privadas, apasionadas y apasionantes, que anticiparon, e hicieron posible, a las mujeres de hoy.




Rosa Chacel, Ernestica de Champourcín, Marga Gil Roësset, Concha Méndez, Margarita Manso, Maruja Mallo, María Zambrano, Josefina de La Torre, María Teresa León, Ángeles Santos. ¿Sabéis quiénes son? ¿Os suenan, aunque sea mínimamente, sus nombres? Porque a mí no. Ni una. Ni una sola. Pero mientras leía “Las Sinsombrero” sí que sabía quienes eran todos los hombres que se iban mencionando. García Lorca, Alberti, Dalí, Ortega y Gasset, Unamuno, Baroja, Aleixandre, Machado, Hernández. Y muchos más. Casi sin pensar era capaz de decir en qué arte había destacado cada uno de ellos, pero no en qué habían destacado ellas. Una vez más, me han contado la historia a medias, excluyendo a las mujeres. Mis libros de texto, ni siquiera mis profesores, me hablaron de la escritora Rosa Chacel, ni de Concha Méndez, ni de la poesía de Ernestina de Champourcín. No me hablaron en filosofía de María Zambrano. Tampoco de las obras de Margarita Manso o Margarita Gil Roësset.
¿Qué ha pasado ahí? ¿Por qué no me las presentaron como un icono al que poder aspirar? ¿Unos referentes femeninos que me mostraran que yo, como mujer, también podría destacar en lo que me propusiera? Misoginia. Machismo. Roles tradicionales. Opresión. Y más si le sumamos el contexto de la época, entre una dictadura y una guerra civil. Triste, pero cierto. La realidad de todas las mujeres que formaron parte de la generación del 27 con sus congéneres masculinos fue así. Se las ha dejado relegadas al olvido, en un cajón oscuro y Tània Balló ha hecho un maravilloso trabajo de investigación sobre 10 de ellas, en el que plasma no solo el comienzo de su vida como autoras y artistas, también los conflictos sociales en los que se veía inmersa España durante 1927 y posteriores, las duras pruebas que tuvieron que pasar, los malos tragos que tuvieron que soportar de una sociedad que las asfixiaba y les encasquetaba un rol que no querían cumplir, porque tenían aspiraciones, sueños y mucho más que dar al mundo que una ristra de hijos. Admiración total y absoluta por cada una de ellas. En imposible no sentirla. Al igual que me pongo a los pies de su autora que, lejos de someter al lector una lista de fechas y hechos, va contando la historia de cada una de ellas, desde que nacieron hasta que llegaron a convertirse en las mujeres que hoy conocemos. Labor encomiable puesto que, muchas de las sinsombrero, casi estaban sepultadas por años de olvido y la grandísima sombra de sus compañeros. Gracias, porque son necesarios más proyectos de este tipo.


<<¿Por qué no podremos ser nosotras, sencillamente, sin más? No tener nombre, ni tierra, no ser de nada ni de nadie, ser nuestras, como son blancos los poemas o azules los lirios.>>
(Ernestina de Champourcín)

No puedo agregar nada más, salvo que ha sido una lectura edificante a todos los niveles y que, como me paso tras leer "Una habitación propia" de Virginia Wolf, no pude evitar sentirme triste, casi al borde las lágrimas, pero también feliz porque paso a paso la historia no va reconociendo, aunque quede mucho camino por recorrer y muchas mujeres que sacar del olvido. Por todas ellas, yo también me quito el sombrero.

2 comentarios:

  1. ¡Hooola! A este libro le tengo muchas ganas, tantas que creo que me voy a poner ya a leerlo.

    Me encanta tu blog y tus reseñas ¡espero verte por el mío! (mariana-is-reading).

    ResponderEliminar

Adelante, soy toda ojos O.O