Páginas

miércoles, 20 de enero de 2016

Reseña "La señorita Mackenzie" de Anthony Trollope

23572868
La señorita Mackenzie
Autor: Anthony Trollope ~ Traducción: Rosa Sahuquillo ~ Número de páginas: 465
Encontramos a nuestra heroína en plena Inglaterra victoriana. Margaret Mackenzie, una «solterona» de mediana edad que ha dedicado toda su vida al cuidado de los demás, recibe una inesperada y considerable herencia tras la muerte de su hermano y, por primera vez en su monótona existencia, se siente libre para buscar cierto grado de felicidad. Margaret decide mudarse entonces de su sombría casa de Londres a un alegre apartamento en la próspera y refinada comunidad de Littlebath donde, tal vez con un ojo puesto en su fortuna, los pretendientes se le van presentando uno tras otro...
En La señorita Mackenzie (1865), Trollope dibuja un retrato conmovedor de las dificultades a las que se enfrentaba una mujer soltera cuando carecía de recursos económicos propios, al tiempo que nos regala una descripción magistral de las costumbres sociales de la época victoriana.



La señorita Mackenzie ha tenido una vida fácil y apacible, pero relegada a un segundo plano por ser mujer y la menor de dos hermanos. Su invisibilidad es tal que llegada a la treintena no ha asistido a ningún acto social y ha terminado por ser la enfermera de uno de sus hermanos. Tras la muerte de este, una gran fortuna le lloverá del cielo y ahí comenzarán verdaderamente sus problemas, tales cómo saber quién se le acerca por su dinero y quién por ella misma.
Ya desde las primeras páginas, la descripción que Trollope hace de nuestra heroína no es nada halagüeña: solterona, sumisa, nada agraciada. Pero son rasgos que van cambiando a lo largo del libro y tras recibir la herencia Margaret parece despertar del letargo que estaba inmersa. No es que su cambio sea radical, más bien paulatino y muy bien reflejado en sus pensamientos. Los miedos, las inseguridades, el no estar bajo el ala protectora de un varón serán los temas principales que se le pasarán por la cabeza. Desde un primer momento, Margaret da la sensación de ser una protagonista débil y con poco carácter lo que ha hecho que me sorprenda gratamente algunos de sus estallidos hasta casi aplaudirlos. En cuanto al resto de personajes se puede decir que están ahí, pero no creo que sean capaces de competir contra la protagonista. Ni los pretendientes, ni la sociedad de Littlebath -a la que va a pasar un pequeño periodo-, ni siquiera su interesada familia son capaces de hacerle sombra. Todos y cada uno de ellos son odiosos, en particular las féminas.
No es poca la crítica social que Trollope introduce durante las más de 400 páginas que componen la historia de Margaret, desde el férreo estrato de clases, los chismorreos, las apariencias y la intolerancia hacia lo que no es igual. El acoso, las malas maneras y los desplantes a los que se verá sometida la protagonista serían capaces de minar la confianza de cualquiera de nosotros. Aún así, he echado en falta algo más. No ha sido una lectura tediosa, pero le sobran bastantes páginas, sobre todo a partir de la segunda parte en la que que parecía que la historia de Margaret no se acabaría nunca. Aún así, el final me ha sorprendido y me ha defraudado a partes iguales y creo, sinceramente, que Trollope ha caído en sus propias críticas a la sociedad.


2 comentarios:

  1. Vaya, me dejas un poco frío. Había leído muy buenas críticas de este libro. Ahora, si finalmente me acerco a él, será con las expectativas más bajas.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Los libros de esta editorial siempre me han llamado la atención, pero nunca me he animado a darle una oportunidad a ninguno. Este no me llama en exceso, así que no creo que comience con este aunque no descarto leerlo :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Adelante, soy toda ojos O.O