Páginas

lunes, 5 de diciembre de 2016

Proyecto #AdoptaUnaAutora

¡Hola a todos!


Hoy quiero hablaros de un proyecto que ha nacido gracias a la difusión que tuvo el #LeoAutorasOctubre y a la maravillosa cabeza pensante que es Carbaes de Fabulas Estelares.  Poco a poco ha ido haciendo un reclutamiento de personas dispuestas a hablar y compartir todo tipo de información sobre ellas, sobre autoras. El proyecto #AdoptaUnaAutora consiste precisamente en lo que indica su nombre: adoptar a una autora para darla a conocer, ya sea por medio de entradas en las que se cuente su vida, reseñas de sus libros o recomendaciones de estos, redes sociales y cualquier medio que se os ocurra.

Carla se ha encargado de poner en marcha el proyecto y podéis encontrar la bases aquí si os animáis a participar con una autora que sea vuestra favorita o una completa desconocida, todo sea que nos la presentéis como es debido y le deis la mayor difusión posible. Pensadlo bien antes de apuntaros, puesto que hay que hacer una entrada cada dos meses y ya sabemos que el tiempo es algo escaso estos días.
Además, también podéis seguir al proyecto por Facebook y Twitter para estar al tanto de todas las novedades y cosas chulas que se están haciendo. Entre ellas, por ejemplo, la fabulosa imagen que ha hecho Cathurya y que será la cabecera del futuro blog que en breves abrirá sus puertas para acoger a todas las autoras, todas vuestras ideas y colaboraciones.

Por mi parte, estoy más que encantada de colaborar y he escogido a Melina Marchetta, autora de la trilogía fantástica "Crónicas de Lumatere" o libros como "En el camino de Jellicoe" y "Saving Francesca". Mi intención durante los próximos meses es leer varios de sus libros para poder traer las reseñas y, seguramente, un "¿Por dónde empezar con Melina Marchetta?".

Espero que os animéis a participar, en la medida de vuestras posibilidades, y nos presentéis a una nueva autora.

martes, 8 de noviembre de 2016

Reseña trilogía "Xenogénesis" de Octavia Butler

Amanecer ~ Ritos de madurez ~ Imago
Trilogía Xenogénesis
Autora: Octavia Butler ~ Traducción: Luis Vigil


Cuando Lilith Iyapo despertó ya no estaba en la Tierra. Porque la Tierra estaba muerta, y Lilith, temía, estaba viva. Pero los terrores que atormentaban su pasado no eran nada comparados con el futuro que sus salvadores alienígenas habían elegido para ella. Los oankali, comerciantes genéticos que manipulaban el ADN como el hombre había moldeado en sus tiempos el metal, exigían su precio por el rescate de la humanidad. Y su precio era la única herencia que la especie humana tenía por ofrecer: ¡los oankali querían a cambio la propia humanidad!




Imagina que la humanidad se ha cargado a la Tierra a base de sobreexplotarla y envenenarla. Guerra tras guerra, la humanidad también se ha ido haciendo daño y la autodestrucción estaba a la vuelta de la esquina. La capa de ozono también empezó a dar sus últimos coletazos de vida y no parecía que hubiese un plan B. Hasta que llegaron los oankali. Unos seres alienígenas que, como bien dice la sinopsis del primer libro, son comerciantes de genes. Tienen la maravillosa habilidad de modificar a los seres a nivel molecular como si de hacer pasteles se tratara. Han salvado a la humanidad de la extinción, pero ya sabemos que nada es gratis y los oankali ya han empezado a cobrar la deuda (CHAN CHAN)
Visto de esta manera, la trama incluso da miedo. Ya hemos visto en innumerables películas o leído en libros las invasiones alienígenas. Nunca son agradables. Siempre tienden al dolor y a la humillación de los que son conquistados, pero os puedo asegurar que los oankali, lejos de tener una apariencia humana, son más humanos y conscientes del dolor que pueden provocar que muchas personas, por lo que ningún humano ha sufrido durante esta conquista (los cabezones sí, esos siempre). Octavia Butler se ha servido de ese ataque a la humanidad, más bien les han tirado un cable de rescate, para profundizar y estudiar (y también jugar) desde una perspectiva externa a la humanidad y la contradicción que arrastramos con nosotros (y que dejaré que descubráis por vosotros mismos cuando leas el libro) y de plantear una lista innumerable de preguntas que nos afectan como ¿qué nos hace ser humanos? ¿qué estamos dispuestos a sacrificar para seguir siéndolo? ¿qué podemos llegar a soportar por la salvación de la especie humana? ¿somos tan racionales como creemos ser? ¿hasta qué punto somos capaces de asimilar y aceptar aquello que es completamente diferente a nosotros? Todas y cada una de estas preguntas se van contestando solas a medida que avanza la trama y vamos conociendo a los protagonistas, tanto del primer libro como los de los dos siguientes. Lilith, la protagonista del primer volumen, la primera mujer que entrará en el juego de los Oankali y que sufrirá la crisis de serle fiel a la humanidad y morir o adaptarse a lo nuevo. Algunos de sus familiares serán los protagonistas de las sucesivas novelas y que, desde mi punto de vista, no son tan destacables como la trama que tiene el primer libro (en realidad es uno solo, pero se ha dividido en tres partes). Humanos hay muchos y para aburrir, pero sin duda alguna los que más fascinación han despertado en mí han sido los Oankali. Una raza interesante, unos auténticos ingenieros de la genética y cuya sociedad y manera de relacionarse entre ellos me han dado auténticas ganas de dejar que hicieran conmigo lo que quisieran. No tienen un aspecto que se pueda llamar humano, están recubiertos de tentáculos sensoriales y además del género femenino y masculino, cuentan con un individuo neutro, ni macho ni hembra y que juega un papel muy importante en su reproducción. Uno de ellos será un maravilloso personaje que acompañará a Lilith en su inmersión en el mundo Oankali y, a título personal, uno de los que más he disfrutado. Por lo complejo que me ha resultado como personaje y como maestro a la hora de trasladar las ideas de la autora a la trama y por esa fascinación que siente hacia la raza humana que aún sabiendo que no es perfecta, siempre la quiere salvar aunque para los humanos el coste sea (o parezca ser) muy alto.


Octavia Butler ha hecho un trabajo magnífico tanto plasmando sus ideas de la psicología humana y comportamiento social como jugando a ser una diosa que experimenta con sus creaciones y las manipula a su antojo, pero por su bien. Sin duda alguna, es una pieza recomendadísima de la ciencia ficción y que no ha de caer en el olvido.

Reseña: "Tomates verdes fritos" de Fannie Flagg

Tomates verdes fritos
Autora: Fannie Flagg ~ Traducción:Víctor Pozanco ~ Número de páginas: 395


Evelyn Couch vive una existencia gris. Es una mujer de mediana edad, acomplejada y totalmente frustrada con todo lo que la rodea. Sin embargo, la manera de ver el mundo que tiene una persona puede cambiar cuando menos se lo espera. En una visita al asilo donde reside la madre de su marido, Evelyn conoce a la anciana Ninny Threadgoode, que le empieza a explicar cosas de un pequeño pueblo llamado Whistle Stop, cuya vida giró un tiempo en torno a un café. De pronto, a Evelyn se le abre una luminosa ventana al pasado por la que entra un aire de una frescura desconocida para ella. Remontándose a finales de la década de 1920, Ninny explica historias cuyas protagonistas son Idgie y Ruth, dos espíritus sensibles, alegres y llenos de una admirable energía vital, que saben sobreponerse a las dificultades y saborear el gusto por la vida. Tomates verdes fritos aborda temas tan difíciles como la discriminación de la mujer, el racismo, el lesbianismo, la miseria o el alcoholismo y, a pesar de eso, es una de esas novelas optimistas en las que, como por arte de magia, todo encaja a la perfección y acaban cautivando al lector.



La historia nos lleva de cabeza a un pequeño pueblo de Alabama, Whistle Stop, si es que se le puede llamar así porque es más una zona por la que pasan las vías del tren que un pueblo en sí. A raíz de ello, han ido creciendo pequeños comercios entre los que se encuentra el Whistle Stop Café, regentado por Idgie y Ruth, dos mujeres que se van a convertir en parte de la historia del pequeño pueblo. Pero a ellas no las vamos a conocer directamente, sino a través de una de sus familiares, la señora Ninny Threadgoode, que está en la residencia de ancianos y, como todos ellos, quieren que alguien los escuche. Es ahí cuando entra en escena Evelyn, una mujer de 40 años que siente que los mejores años de su vida ya han pasado y que ya no le queda nada por lo que vivir. Pero Ninny y el parte semanal que irá contándole sobre su familia la sacarán a flote.
Las dos historias, tanto la de la familia de Ninny como la de Evelyn, se van alternando para ir creando una sola unidas por las ganas de vivir y de luchar contra las injusticias. La de Idgie y Ruth, con su pequeño café que se convierte en el centro del pueblo, su relación como algo más que amigas, las relaciones entre negros y blancos durante una época convulsa como fueron los años 30 y, sobre todo, el tono tan marcadamente feminista que tiene el libro de Flagg, no solo por meter una relación homosexual entre dos mujeres, también esa lucha interna por parte de Evelyn contra los ideales con los que se ha criado (no ser una fresca en el instituto, casarse, tener la parejita, ser una ama de casa) y la aceptación de la liberación de la mujer. El cambio que se va produciendo en Evelyn a medida que avanza la historia, es uno de los más satisfactorios que he podido leer. Es ese "click" que hacemos cuando decidimos no comportarnos como la sociedad quiere que nos comportemos.
El compendio de historia de la familia Threadgode no se queda solo en ellos, también vamos a conocer a todos los miembros negros que forman parte de sus criados, pero que son una parte más de la grandísima familia que forman y que dan lugar a un montón de situaciones tremendamente injustas solo por el color de su piel y que sirven de crítica a la hipocresía social imperante durante la época. Obviamente, no todo son dramas y he de decir que algunas de las escenas más divertidas siempre las protagonizaban ellos (el momento sartén es lo mejor de todo el libro).
Tomates verdes fritos es, sin ninguna duda, una lectura reivindicativa que pone de manifiesto la parte más cruel de la sociedad respecto a la gente de color y las mujeres, pero también es la historia de una época de cambios que termina con un gran mensaje de esperanza (¡y muchas recetas!)

viernes, 4 de noviembre de 2016

Resumen de lecturas: octubre 2016


Y se acabó octubre para dar paso a noviembre. Dejamos atrás el mes del terror y las calabazas sonrientes con la vana ilusión de que venga ya el frío y deshacernos de esta temperatura primaveral que nos tiene a todos descolocados. En cuanto a lecturas, octubre me ha deparado cinco libros a los que tenía muchas ganas, pero que no han llegado ni de lejos al nivel de lo que leí durante septiembre. Además, este mes también ha sido el de las escritoras, la maravillosa iniciativa que nació en Twitter y que ha ido expandiéndose a cada vez más blogs, autores/as y editoriales. Sin más, os dejo con las lecturas de octubre.















#Alif el invisible de G. Willow Wilson [3/5]: una lectura conjunta que organizamos Lornian y yo. Llevaba detrás del libro mucho tiempo y no tengo perdón, la verdad, porque he disfrutado muchísimo de la historia, aunque la primera mitad el libro me ha parecido muy superior a la segunda. Los personajes son fantásticos, en especial los que vienen del otro lado, y -quién lo diría- Dina, una de las protagonistas,  me ha parecido soberbia. Sin duda alguna, no se demoniza al Islam e intenta romper con muchos de los prejuicios que se tienen en occidente.
#La puerta al país de las mujeres de Sheri S. Tepper [3/5]: llegué a esta historia por una recomendación que vi en el hastag #LeoAutorasOct y me llamó la atención por completo. Un mundo postapocalíptico en el que las mujeres tenían en su poder el conocimiento, las artes y el mando, mientras que los hombres van al otro lado del muro para engrosar las filas de un ejército. Tepper hila muy fino y la crítica que subyace entre las líneas de las protagonistas me parece brutal. Tiene mucha ironía contenida y no deja títere con cabeza cuando se trata de criticar la división de la sociedad o el culto al falocentrismo. Muy recomendado.
#El ocupante de Sarah Waters [3'5/5]: mi lectura terrorífica elegida para pasar miedo durante los últimos días de octubre, recomendación de Cris Q, y que he leído conjuntamente con Carla. Ha sido una lectura más que acertada para las fechas, tanto para pasar miedo como para la iniciativa del #LeoAutorasOct. No quiero contar mucho sobre el libro porque si os animáis a leerlo me gustaría saber a qué conclusiones llegais, pero para resumir un poco diré que, aunque el narrador se hace insoportable por momentos, la autora es capaz de crear una atmósfera que pone los pelos de punta y recrear unas escenas muy, pero que muy paranoicas. Se merece mucha más nota que un 3’5, pero como ya he dicho hay capítulos muy farragosos y el narrador no ayuda nada porque te dan ganas de poner los ojos en blanco cada dos por tres que, en parte, es la magia de la historia.
#El papel pintado de amarillo  de Charlotte Perkins Gilman [3/5]: de nuevo otro libro que conocí por el hastag de la iniciativa. Un pequeño relato sobre una mujer que tras dar a luz le recomiendan un total reposo, excluida del contacto social o cualquier cosa que la haga pensar. La locura y la necesidad de expresarse no tardarán en aparecer, como es obvio. Y quizá no tan obvio para muchos de la época, pero sí para la autora que ya en 1.892 escribía este relato como denuncia ante la necesidad de las mujeres de pensar por sí mismas, ser dueñas de sí mismas y de sus actos.
#Moriré besando a Simon Snow de Rainbow Rowell [1/5]: una de mis mayores decepciones del mes. Me encanta Rowell. Me lo paso pipa leyendo lo que escribe, cómo construye a los personajes y la calidez de sus historias, pero esta vez Moriré besando a Simon Snow me ha parecido una auténtica pérdida de tiempo. Ni siquiera parece que lo haya escrito la misma autora de “Eleanor&Park” o “Fangirl”. Ni personajes, ni historia y mucho menos se ha molestado en crear un trasfondo que le diera algo de intriga a la inexistente trama.